Rey de Vietnam

Hace algunos años estuve visitando Vietnam con mi familia. Un lugar que me gustó muchísimo y pude volver a visitar el año pasado.

En aquella ocasión decidimos visitar la ciudad imperial de Hue. Antigua capital del país. Para ello, tuvimos que hacer un recorrido en autobús de 120 km. fueron 3 horas. El ritmo era lento, porque en la misma carretera circulaban motos con 4 personas, bicicletas con un par de cerdos en pequeñas jaulas a los costados de la rueda trasera, un niño a lomos de un buey de agua, un elefante con un señor encima. Mucha gente caminando, y a veces, también había algún coche.

Finalmente llegamos a la ciudad. Visitamos sus ruinas medievales, redecoradas por los bombardeos americanos de los sesenta.

Al finalizar la visita, teníamos previsto un almuerzo en un hotel y la persona que nos acompañaba en la visita nos lo vendió como un menú de lujo con 7 platos distintos. A mí me pareció interesante porque ya tenía mucha hambre y eso de los siete platos sonaba bien.

Al llegar, el guía comenzó a buscar dos candidatos a representar a los reyes.  Una chica de unos 20 años, portuguesa, se presentó voluntaria a reina. Gabriela me propuso como rey.

Yo no sabía nada. Al llegar al hotel, nos separan del resto, y nos llevan a una habitación para cambiarnos de ropa. Nos vistieron como reyes medievales de la zona.

Luego llegamos a un gran salón con mesas y un escenario, en el que había una mesa especial para dos. Teníamos a 3 o 4 músicos alrededor, que nos amenizaban la comida con música local. Si no fuera por los trajes, podía ser una fiesta de boda.

Preparado para comer…

Tuvimos un menú especial de 7 platos diferentes. Pero en esa mesa me sentí como en la película de Indiana Jones, cuando le ofrecen como manjar los sesos de mono, abriendo el cráneo del pobre mono.

Yo abría una especie de empanada, y veía unas patitas que asomaban… y lo dejaba.

Al final solo me comí la fruta.

Mientras tanto, parecía que estábamos en una conferencia de prensa. Todos los turistas de todos los países del mundo que estaban allí presente, se acercaban a hacer fotos. Alguno se subía al escenario y posaba junto a nosotros.

Al terminar la comida, se acercaron mis hijas y Gabriela inmortalizó el momento, haciendo unas cuantas fotos.

Luego del café, otra vez a recuperar mi ropa y seguir haciendo turismo.

Pero en el viaje de vuelta, mirábamos en familia las fotos y nos reíamos mucho al pensar que, se puede decir figuradamente, que fui rey de Vietnam por un par de horas.

1 comentario en “Rey de Vietnam”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s