El helado de Fabian

A veces un pequeño acto que uno hace, al que no se le da importancia, condiciona a la otra persona de una manera tan grande que nos estigmatiza para siempre.

Es como que ese acto es lo único que recordamos de esa persona para toda la vida.

A veces acertamos, y otras no.

Ya recordaré siempre Rubén, un compañero de segundo año, como una persona nefasta. Pero lo único que recuerdo de él es que un día que estábamos jugando al futbol con mucho barro, me robó mis zapatillas nuevas, se las puso para jugar, guardando las suyas, y me las devolvió destrozadas. Seguramente me hizo varias mas y mi opinión está basada en un todo, que se resume en las zapatillas. Pero hasta hoy recuerdo con bronca ese día.

En otras ocasiones, los roles se cambian, y con mi actitud, genero una imagen negativa sin saberlo.

Hace muy poco tiempo descubrí una de estas.

 Al terminar el instituto, todos íbamos a la Heladería Due a tomar Helado los viernes por la noche. Era la excusa perfecta para reencontrarnos y pasar un buen rato.

Heladería Due de Ramos Mejía

Parece ser que un día, Fabián pidió un helado de un nuevo sabor, y le dije si lo podía probar. El accedió y en vez de usar mi cucharilla, cometí la torpeza de darle una chupada. Fue un acto espontaneo, sin pensar.

A continuación, Fabián tiró el helado. No me dijo nada. Y para mí fue un acto tan intrascendente que lo olvidé inmediatamente.

No éramos amigos, y poco a poco, desaparecimos de nuestras vidas.

Como decía, nunca recordé este momento, seguramente sin importancia para mí. Pero Fabián no lo olvidó. Y hace unos pocos años, nos reencontramos por tener amigos en común, y hablamos por whatsapp y me lo recordó. Medio en broma, medio en serio, me lo perdonaba. Tuve que pedirle que me lo recordara. No sabía de qué me hablaba.

No me sentí muy orgulloso de eso. Pero, aun sin recordarlo, le pedí disculpas, después de más de 30 años.

A partir de ese momento, comenzamos un acercamiento y creo que comenzamos a redescubrirnos. El helado hoy es motivo de bromas y nos reímos mucho con la anécdota cuando nos vemos.

Pero su opinión de mi, estuvo 30 años influenciada por esos 3 segundos en la heladería Due. Bueno, seguramente le habré dado más motivos, jaja.

1 comentario en “El helado de Fabian”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s